icon-formulario-flotante
preloader
Nuestra Agencia
Bedoya 189, Barrio Cofico CP 5000
Córdoba - Argentina
somos@trompoagencia.com
Tel: +54 0351 472 3934
Sugerencias y comentarios
marketing@trompoagencia.com
Tel 3512411346
Back

¿Qué es el CRO y cómo lo aplicamos en Trompo?

El CRO se basa en el conocimiento de l@s usuari@s y su comportamiento para convertirlos en clientes. Se trata de una estrategia que comprende un conjunto de acciones que se aplican a un sitio web para optimizar su tasa de conversión ya que, aumentar las conversiones, se traduce en un incremento de ingresos. Para ello no es necesario aumentar el tráfico, sino que se persigue que quienes visiten la web se conviertan en clientes. 

Las siglas CRO hacen referencia a la expresión en inglés: Conversion Rate Optimization u optimización de la tasa de conversión. La tasa de conversión es el porcentaje de visitantes que llegan a una web y que realizan una acción concreta: compra, descarga, reserva, suscripción, registro, etc. Mejorar este índice supone incrementar la rentabilidad del sitio web.

Esta estrategia tiene un peso muy importante dentro del marketing digital y se divide en varias fases cuyo orden está establecido: sigue un cronograma para lograr ese incremento de la tasa de conversión y no puede ser aplicado al azar, aunque se trata de soluciones personalizadas que no implican una sola fórmula. 

Desde Trompo, antes de aplicar alguna medida, realizamos un análisis de cómo debería ser la web en cuestión según las necesidades de nuestr@s clientes. Prestando atención a los KPIs establecidos en base a los objetivos fijados para conocer su evolución: principalmente, la tasa de rebote, abandonos y tasa de retención. Todo esto nos permitirá conocer cómo es la experiencia del usuario al navegar en la web.

Una vez desarrollada la web y, prestando atención al comportamiento de los usuarios, es posible plantear los objetivos con mayor facilidad. Las conclusiones que se obtienen y aquello que se busca mejorar nos permite sacar el mayor provecho de cada visita. 

Utilizando el análisis LIFT (Landing Page Influence Function for Tests) se plantea una hipótesis a estudiar que luego comparamos con resultados tangibles. Para que esta hipótesis sea aceptable o no es necesario testearla. Para ello, dependiendo de tu proyecto se realizan distintos tipos de tests. Los tests A/B en los que pueden compararse distintas versiones de una misma web variando un único elemento por vez. Los MVT (multivariantes) introducen varios cambios en la web para comprobar cuál es la mejor combinación que mejores resultados aporta.  Los test Split son los más radicales ya que proponen un modelo completamente diferente de web, con un diseño distinto.

Finalmente,  una vez completados los test, realizamos un análisis de los resultados para extraer conclusiones y, a partir de ellas, se toman las decisiones necesarias para mejorar la tasa de conversión. 

La estrategia de CRO fundamenta sus resultados en un análisis continuo. El proceso no finaliza al aplicar una mejora y comprobar que funciona, sino que continúa con un nuevo objetivo. Esto garantiza que el sitio web esté constantemente progresando, mejorando su tasa de conversión.

Este KPI es clave para el desarrollo de cualquier negocio online. Sería absurdo trabajar en SEO y en el tráfico de visitantes si no somos capaces de convertir a esos visitantes en clientes y esa es la función del CRO. Perfeccionando la web obtendremos a mayores otros beneficios, como aumentar el ROI, por ejemplo, o captar nuevos clientes reduciendo el CAC, no es necesario invertir más en publicidad.

El éxito depende de una estrategia global que debe aplicarse periódicamente para obtener los resultados deseados.

Tamara
Tamara
Social Media - Redactora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies y cookies de terceros para brindarte una experiencia optima. Política de privacidad
¿Necesitas ayuda?